Boda

Esta boda de San Francisco llena de flores tardó 16 años en hacerse

Esta boda de San Francisco llena de flores tardó 16 años en hacerse


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Después de 16 años juntos, Michelle Rabkin y Paul Pinto imaginaron que se casarían en una pequeña ceremonia en el ayuntamiento seguida de una gran fiesta en casa. En cambio, hicieron todo lo contrario, se casaron en la casa de la familia de la novia en Piedmont, California, y luego se dirigieron a San Francisco para una recepción formal en la enorme rotonda de su histórico Ayuntamiento. "Era lógica inversa", dice Michelle. "Nos encanta lo que representa el edificio y que es hermoso en sí mismo, pero no hubiéramos podido cambiar el espacio lo suficientemente rápido entre la ceremonia y la recepción".

El 3 de octubre de 2015, Michelle y Paul dieron la bienvenida a 155 invitados a una ceremonia llena de flores y una recepción en el centro, con detalles botánicos inspirados en la casa de la familia Rabkin. "Sabíamos que queríamos casarnos al aire libre inmersos en la vegetación, en algún lugar hermoso y en algún lugar que tuviera significado para nosotros", dice la novia. Con la ayuda de Laurie Arons Special Events y la florista Sarah Winward, la pareja logró un día realmente espectacular en dos lugares igualmente especiales, todos unidos con un tema botánico. Siga leyendo para ver cada detalle perfecto, capturado por José Villa.

Foto por Jose Villa

La hermana de la novia y la dama de honor, Beth, resulta ser una diseñadora consumada, por lo que fue una decisión fácil para Michelle y Paul confiar en su experiencia para su suite de invitaciones. Comenzó con la fecha para guardar de la pareja, inspirada en el antiguo estampado botánico de la casa de su infancia y una magnolia, la flor favorita de Michelle. Esa estética finalmente se trasladó al resto de la boda de la pareja. "Fue realmente importante para mí que toda la boda se sintiera botánica", dice la novia. Crecí amando el aire libre. Amo estar afuera. Seguía diciendo que quería que fuera salvaje, exuberante y verde cuando estábamos planeando.

Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa

¿Qué tan hermoso era el vestido de novia Oscar de la Renta de seda marfil de Michelle? "Me gustó que este vestido fuera atemporal y moderno, estructurado y femenino, y único pero simple, todo en uno", dice. "Se sentía nupcial y hermoso, pero no gritaría como el centro de atención, lo cual fue un equilibrio que realmente me gustó". La silueta sin tirantes le quedaba como un guante, y su velo fluido, tacones de encaje apropiados para la boda y un rojo intenso. Lip le dio un ambiente glamoroso a su look.

Para su toque final, Michelle usó los pendientes de perlas de su madre y llevó el pañuelo de encaje de su abuela. De acuerdo con el ambiente del día centrado en las flores, el ramo de la novia estaba repleto de abundantes flores hermosas en tonos de verde, blanco y burdeos. La mezcla salvaje, parecida a un jardín, estaba compuesta de rosas de jardín antiguas y koko loko, anémonas, nandina y vegetación, todas atadas con cintas teñidas a mano.

Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa

El ojal de Paul, el toque final para su esmoquin de Tom Ford, estaba hecho de astrantia y fragante vid de jazmín.

Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa

Si bien la novia se volvió neutral con su aspecto, no tuvo miedo de poner color en forma de vestidos y ramos de damas de honor. Las cinco doncellas de Michelle llevaban vestidos de gasa gris de Joanna August y llevaban ramos de flores brillantes, con rosas de jardín rosadas y astilbe.

Incluso los asistentes más jóvenes de la pareja lucieron tonos inspirados en el jardín. Las muchachas de las flores vestidas de rosa llevaban coronas de hortensias, mientras que los cuatro portadores del anillo de Michelle y Paul se ven súper dulces con sus corbatas de rayas.

Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa

Uno de los mayores desafíos previos a la boda de la pareja fue descubrir dónde se llevaría a cabo exactamente su ceremonia. Al final, la mejor manera de acomodar la lista completa de invitados de la pareja era cubrir la piscina de la familia con una plataforma, una tarea que Laurie Arons y el Sr. Rabkin asumieron como equipo. "Son dos de las personas más orientadas a los detalles sobre la faz de la tierra", dice Michelle. "Fue una pesadilla logística, ¡pero lo lograron!"

De acuerdo con su visión de una celebración botánica, la pareja recurrió a la florista Sarah Winward para crear una jupá adornada con toneladas de flores diferentes. “No queríamos que se viera demasiado bien cuidado. Tener texturas diferentes y un poco de desenfreno fue muy importante para mí ”, dice Michelle. En realidad, por eso elegimos a Sarah. ¡Tenía que tenerla! ”. Filas de sillas de madera se enfrentaban a la estructura deslumbrante, que estaba hecha de exuberantes capas de ramas de magnolia, smilax, hortensias de hoja de roble y bayas de nieve y diseñadas para parecer como si hubieran estado creciendo naturalmente en el espacio. . Las urnas desbordadas con la misma mezcla, más toneladas de café con leche dalias, estaban dispuestas a lo largo del pasillo.

Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa

Las 5 p.m. La ceremonia fue oficiada por un sacerdote y un rabino, una decisión que fue importante para la pareja. "Queríamos una ceremonia interreligiosa que incorporara las religiones judía y católica", dice Michelle. Además de recitar sus propios votos, los novios les pidieron a cuatro amigos que compartieran lecturas significativas y les pidieron a sus familiares inmediatos que leyeran las siete bendiciones tradicionales de la boda judía.

Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa Foto de José Villa; Diseño de Sarah Winward; Planificación por Laurie Arons Eventos especiales

Después de la ceremonia, los invitados fueron trasladados al centro de San Francisco, donde se les ofreció un brindis con champán en el balcón del alcalde en el Ayuntamiento. Allí, todos encontraron una tarjeta de acompañante que no olvidarán pronto: Sarah Winward creó botánicos prensados ​​enmarcados, que fueron terminados con nombres de invitados y asignaciones de mesa, todos escritos a mano por el calígrafo de la pareja. "Estábamos tratando de pensar en la forma correcta de traer productos botánicos para la recepción", dice la novia. “Me encantan las plantas y las texturas, pero las plantas prensadas fueron una especie de gran alusión a la impresión botánica de nuestra invitación que inició toda la conversación. No era demasiado temático, pero creo que eran una representación más literal de nuestra inspiración para la boda.

Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa

La pareja amaba la arquitectura de Bellas Artes del Ayuntamiento, por lo que trabajaron con Laurie y Sarah para crear detalles florales exuberantes y salvajes que lograrían un equilibrio entre su ceremonia al aire libre y la recepción en el interior. Para ellos, eso significaba llenar la Rotonda con árboles altos en macetas hermosas, una mezcla de diferentes plantas y centros de mesa desiguales. "Fue genial caminar por el espacio y ver las hojas de roble proyectando sombras en las paredes", dice la novia. “Agregó algo. No compitió con la canica, pero la cambió.

Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa

Las mesas redondas y largas estaban decoradas con urnas bajas de centros de mesa flojos y naturales en diferentes tonos de blanco y verde, terminadas con toques de color burdeos. Los invitados disfrutaron de una cena de dos platos y tomaron un cóctel exclusivo de la pareja, las Bee's Knees, que era una mezcla de ginebra y miel local con jugo de limón fresco.

Foto por Jose Villa Foto por Jose Villa

Para el postre, los recién casados ​​se saltaron el pastel de bodas tradicional en favor del croquembouche.

Foto por Jose Villa

Los invitados llenaron la pista de baile toda la noche, pero uno de los momentos más especiales fue el primer baile de Michelle y Paul. Los dos eligieron "Crazy Love" de Van Morrison y Bob Dylan.

Foto por Jose Villa

A pesar de la formalidad del día, la noche se cerró con una nota informal: Michelle, Paul y ocho de sus amigos más cercanos se subieron al auto de sus padres y se dirigieron a su hotel, donde continuaron la fiesta. "Planeamos una boda que era algo poco convencional pero que también incluía las tradiciones que queríamos", dice la novia. "Fue un momento 'ajá' para darnos cuenta de que podíamos mezclar y combinar ideas que nos parecían significativas".

Lugar de la ceremonia: residencia privada || Lugar de recepción: Ayuntamiento de San Francisco || Planificador de bodas: Laurie Arons Eventos especiales || Vestido de novia de la novia: Oscar de la Renta || Cabello y maquillaje: Mimi y Taylor || Vestimenta del novio: Tom Ford || Vestidos de damas de honor: Joanna August || Invitaciones y Save-the-Fechas: Beth Rabkin de Seaview Studio || Productos de papel adicionales: Amber Moon Design || Diseño floral: Sarah Winward || Árboles y plantas: la biblioteca de plantas || Catering para la hora del cóctel: Manzare Events || Recepción Catering y Croquembouche: Paula LeDuc Fine Catering || Música: cuerdas de sincronía; Encore de West Coast Music || Alquileres: Alquileres clásicos para fiestas || Iluminación: Illusions Lighting Design || Favores: Laura Zindel || Fotógrafo: Jose Villa



Comentarios:

  1. Myeshia

    Absolutamente de acuerdo contigo. En él, algo es y es una buena idea. Te apoyo.

  2. Brami

    Solo eso es necesario, participaré. Juntos podemos llegar a una respuesta correcta. Estoy seguro.

  3. Hwithloew

    Puedo estar de acuerdo contigo.

  4. Jukree

    Me gustaría alentarlo a visitar el sitio donde hay muchos artículos sobre el tema que le interesan.

  5. Lilybeth

    Totalmente de acuerdo con ella. La idea de un buen apoyo.

  6. Tosho

    No sé los demás, pero a mí me gustó.



Escribe un mensaje